Restaurando un tornillo


Si, si habéis leído bien, un tornillo, pero de los grandes, de los de las vías de tren.

Paseando este verano por el pueblo hicimos ruta cerca de las vías del tren y por allí estaba el tornillito, solitario en mitad de las piedras y como no había cargado ya bastantes piedras, palitos, florcitas, moras y almendras también lo metí en la bolsa!



Al llegar a casa un limpieza con agua y un cepillito fino para quitarle la tierra, una limpieza con ácido cítrico, un poquito de cera para metales y listo! 

¡Como nuevo!



Ahora me queda buscarle un buen sitio para que descanse.



¿Sois como yo que cuando salís de paseo a la montaña (o donde sea), volvéis a casa con una bolsa llena de piedras, piñas, y un laaaaargo etc? ¿Alguna vez encontrasteis algo interesante durante vuestras excursiones?

*Irene*






Suscríbete a nuestra newsletter!

* indicates required



CONVERSATION

4 comentarios:

  1. Sí querida, sí, yo soy de esas, y tanto es así que en mi familia hay una bromita recurrente con lo que mi marido ha de cargar cada vez que salimos, jajajaj
    Me encantó tu tornillo, bien chulo :)

    ResponderEliminar
  2. ajaja, que graciosa , es tal cual, esa costumbre de juntar todo. Voy a subir una foto de algo que encontré en el camino me puse tan contenta y me gusto tanto ! eso si, no tengo la mas mínima idea para que es o para que me puede servir . saludos

    ResponderEliminar
  3. Todo nos vale!!! Ramitas que nos recuerdan formas, piedras, piñas.... Nos echan unas broncas terribles. El tornillo una monada, lo puedes utilizar como sello.
    Feliz miércoles

    ResponderEliminar
  4. Hola! Porque nos gusta lo que haces y como lo haces queremos compartir un premio contigo, pasa a recogerlo por nuestro blog.
    Feliz miércoles!

    ResponderEliminar

Gracias por tus palabras, cada comentario me ayuda a continuar :)