Restaurando una mesita


Hacía mucho que no le dedicaba algo de tiempo a restaurar algún mueblecito. Durante el año entre las clases y la casa no me dejaban mucho tiempo para dedicárselo a algún mueble, ahora en verano he hecho un arreglito rápido a la mesita que os voy a enseñar.


Esta mesita es la que tenía mi tío de pequeño como mesilla de noche. Aquí en el pueblo la tuvimos un tiempo al lado del sofá cómo mesita auxiliar y después la subimos al tejado hasta que este verano la he vuelto a rescatar. 

Como veis la pintura blanca de las patas está sucia y desconchada, los pomos de los cajones no estaban puestos, el barniz sucio y desgastado y con manchas en la parte de arriba.


Al abrir los cajones nos encontramos con este papel infantil cubriendo el fondo de éstos.

Y a restaurar!

Limpiamos con agua y vinagre para quitar la suciedad y la grasa. Quitamos el forro del interior de los cajones. Una capa de esmalte blanco a las partes blancas del mueble. Una capa de barniz brillante a las partes de madera. Con cola blanca pegamos los pomos. Dejamos que todo seque y colocamos el mueble en su sitio.


 Ha sido una restauración bastante rápida y sencilla. ¿Que os ha parecido? 

*Irene*


Suscríbete a nuestra newsletter!

* indicates required



CONVERSATION

2 comentarios:

  1. Hola Irene querida ! Si parece como nuevo , me encanta el tinte en combinación con las patas de otro color !

    ResponderEliminar
  2. Oye qué chulo, me gusta la combinación de medio viejunez y modernidad sobria, si, si, muy práctico y útil, me mola :)

    ResponderEliminar

Gracias por tus palabras, cada comentario me ayuda a continuar :)